Las pasas dentro de tu dieta cuando tienes diabetes


Varios son los cambios que debes hacer cuando eres diagnosticado con diabetes.

La alimentación es una de los cambios más fuertes e importantes en donde se deben hacer grandes ajustes.

Dependiendo de lo que indique el médico, lo primero es establecer un horario de comida considerando en promedio 5 alimentos al día.

Aquí el factor “horario” y “orden” son trascendentales.

Cuando se cumple y se sigue un horario de alimentos, el organismo se encontrará más controlado y, junto con los cambios en el tipo de alimentación, hará que la respuesta de los medicamentos sea mejor.

Por otro lado, te alejas de problemas que son inherentes a esta enfermedad como lo es el pie diabético, la ceguera, problemas con el riñón, etc.

Varios son los alimentos que te quitarán de tu menú y otros serán los invitados a tu mesa. Veamos por ejemplo que pueden hacer estos pequeños amigos por ti… las pasas.

En varios estudios, se ha demostrado que las pasas disminuyen la respuesta de la insulina postprandial, lo que significa que pueden estabilizar los picos o las descargas de la insulina después de una comida que de otra forma puede ser peligrosa para los pacientes con diabetes.

También ayudan a regular la liberación de leptina y grelina, que son las hormonas responsables de decirle al cuerpo cuando está hambriento o lleno.

Al controlar estas hormonas, las personas que comen pasas pueden mejorar sus posibilidades de mantener una dieta saludable y evitar comer en exceso.

Efectos secundarios

Existen unos pocos factores de riesgo en el consumo excesivo de pasas.

Aumento de peso: son muy altos en calorías, que pueden aumentar de peso rápidamente si no tienes cuidado.

Riesgo de diabetes: las frutas secas también tienen niveles altos de triglicéridos debido a su alto contenido de fructosa (los triglicéridos son subproductos de la fructosa metabolizante del cuerpo).

Referencias: YouTube || HCMedical || Vix 

Según un estudio, los niveles altos de triglicéridos pueden aumentar las probabilidades de desarrollar diabetes. Si tiene otros factores de riesgo, ten cuidado y no agregues demasiadas pasas a su dieta. Aquí el punto de equilibrio es la mesura.

Alergia: Algunas personas tienen reacciones alérgicas. Van desde sibilancias, problemas respiratorios, diarrea e incluso fiebre, en algunos casos.

 

Ahora bien… Muchas personas luchan por conocer la diferencia entre pasas, sultanas y grosellas.

Pasas: se producen a partir de uvas de todas las variedades, que tradicionalmente se secan al sol, pero también pueden deshidratarse artificialmente.

Son principalmente uvas Moscatel que se producen en los Estados Unidos, Turquía, Grecia y Australia.

Mientras se hornean, las pasas se usan principalmente para remojar licor como ron, brandy o Amaretto con sabor a almendra.

Sultanas: a menudo llamadas pasas doradas debido a su color, las sultanas son uvas blancas secas sin semillas.

Son más rellenas, más jugosas y más dulces que otras pasas. Se produce principalmente en Turquía. El tipo más común en los Estados Unidos es el Thomson sin semillas.

Grosellas: son pequeñas uvas secas, de color rojo oscuro, sin semillas, a menudo de la variedad Black Corinth.

Originalmente se cultivaron en el sur de Grecia, particularmente en la isla de Zante, por eso también se les llama grosellas zante. Tienen un sabor agrio y se utilizan generalmente en pasteles tradicionales.

Pues bien, la última palabra en cuanto a su consumo y cantidad la tendrá tu médico… así que atento a las indicaciones y por tu salud, sigue al pie de la letra tu nueva dieta.Cuídate en HCMedical