El headhunter como pieza clave para el reclutamiento de personal


Como propietario de una empresa la búsqueda de personal capacitado para cada uno de los puestos que tenemos disponibles es de importancia para tener un nivel competitivo en el negocio.

Los expertos en headhunters son Staff Selection 

Sin mencionar que la búsqueda se torna un tanto más compleja conforme el puesto es más especializado.

Hace tiempo me ha venido a la mente la idea de contratar los servicios de un experto en reclutamiento de personal, me refiero a un headhunter.

Sin embargo, la reputación de este gremio es un tanto menos que estelar debido a algunas manzanas podridas.

Algunos de ellos se lo han ganado con razón, pero gran parte de esta “supuesta realidad” han caído en la sombra gris del mito que se ha ido acumulando a lo largo de los años.

Sí, soy escéptico a los mitos y ante las diversos opiniones de colegas, realicé mi propia búsqueda para manifestar mi opinión y a la vez, lanzarme a la búsqueda de un headhunter.

Por ejemplo, una de las razones por las cuales no se busca contratar a un headhunte es por su alta taza de comisión.

Debido a que la tarifa del Headhunter se basa con mayor frecuencia en el salario inicial del candidato, corresponde al reclutador aumentar el salario que la empresa debe pagar, incluso si no es necesario obtener su principal candidato.

En este sentido es cierto que la mayoría de los headhunters reciben un pago basado en una tarifa determinada por el salario del candidato.

Pero la gran mayoría de los headhunters no están tratando de subir el salario.

El lado positivo simplemente no vale los riesgos inherentes. En el mejor de los casos, el reclutador obtendrá unos cientos de pesos adicionales en el trato si obtiene un sueldo de unos miles de pesos.

Sin embargo, esto conlleva a más negociaciones, lo que implica a más tiempo antes de que se cierre el trato, lo que conduce a la animosidad potencial entre el empleador y el candidato y esto conduce a una mayor probabilidad de que el acuerdo se desmorone, lo que en definitiva no vale la pena.

Un buen headhunter (profesional y que considera su trabajo como una especialidad) es objetivo y justo para ambas partes y hace el trato lo más rápido posible con la menor cantidad de drama.

Nadie en su sano juicio arriesga miles de pesos en comisiones por unos pocos pesas extra ¿cierto?

En este punto dejemos que el headhunter maneje las negociaciones de compensación. Entiendo que como dueño de una empresa ya has desarrollado las habilidades de un buen negociador, sin embargo, ellos son los expertos en el campo del reclutamiento.

Después de todo, le estamos pagando una tarifa considerable por una razón.

Además, los candidatos suelen ser más abiertos y honestos con sus pensamientos y preocupaciones con su reclutador.

Dejemos entonces al headhunter hacer su trabajo al servir como intermediario para amortiguar cualquier negociación, evitar la confrontación y permitir que su relación con tu nuevo empleado comience con una nota positiva.

Referencias: YouTube, Staff Selection , Gob.mx 

El principal objetivo del cazatalentos es hacer que el trato se haga entre las dos partes de la forma más eficiente y feliz posible … no se trata de exprimir una comisión extra.

Esto no es fácil de detectar y al igual que buscas al mejor médico o especialista en el ramo que gustes y mandes, pasa exactamente lo mismo al buscar a un headhunter.

Debes indagar y hacer tu mejor búsqueda para llegar con aquel personaje con el cual puedas trabajar de forma profesional.