Asientos escolares: ¿Qué ergonomía importa más?


Idealmente, las escuelas tendrían sillas diseñadas ergonómicamente y hechas a medida para cada estudiante. Dado lo poco realista (léase “dolor de cabeza” y “costoso”), aquí hay algunas formas en que los administradores pueden obtener un toque más ergonómico por su dinero.

1) Tamaño correcto

Los asientos en el aula deben apoyar la postura saludable desde una edad temprana, especialmente debido a que los cuerpos jóvenes se desarrollan rápidamente.

También debería disminuir la inquietud. Idealmente, los estudiantes deberían poder sentarse con los pies firmemente plantados en el piso y la espalda contra las sillas.

Este cuadro sugiere alturas de escritorio y silla por edad. Téngase en cuenta la combinación de tamaños para algunos niveles de grado.

FUENTES: YouTube, Mobiliario  y UNESCO 

2) Ajuste del mobiliario escolar

No es suficiente proporcionar un buffet de sillas, escritorios y mesas y dejar que los estudiantes elijan al azar.

Es esencial asegurarse de que las sillas y los escritorios estén debidamente adaptados para el tamaño del alumno de forma individual.

Una persona debe caber perfectamente en la silla en la que se sentará y un escritorio debe estar a su altura.

Dicho esto, busca un fabricante que ofrezca versiones ajustables de sus sillas más populares para satisfacer las necesidades de los niños pequeños, grandes y altos.

3) Asientos que se mueven

El avance más notable en el aula es el asiento que se mueve. Los diseñadores e ingenieros ahora entienden cómo diversos grados de movimiento, en lugar de rigidez, de la silla en sí pueden promover el aprendizaje.

Al igual que con la mayoría de los cambios, puede haber dudas sobre las nuevas normas que promueven asientos más ergonómicos y saludables.

Los docentes pueden adaptar la ergonomía de los muebles escolares de la clase para respaldar el plan de estudios.

4) Función

Si bien la ergonomía es esencial, los asientos en el aula deben adaptarse a la funcionalidad.

En otras palabras, tiene que complementar el plan de estudios. Debido a que el aprendizaje del siglo 21 a menudo se lleva a cabo en grupos que van de dos a seis estudiantes, los muebles escolares deben ser lo suficientemente ágiles como para poder configurarse en grupos.

Hoy por hoy se observa que los educadores y diseñadores entienden que las aulas se han convertido en entornos de aprendizaje activos.

Esto requiere sillas portátiles (en peso y diseño) que estudiantes de todas las edades pueden mover, arreglar, apilar y almacenar de manera rápida y fácil.

Nos estamos alejando del estilo de enseñanza de “siéntate quieto y escucha” a uno en el que los estudiantes y los maestros participan en el espacio.

Los asientos tienen que adaptarse a lo que está sucediendo en el aula con el fin de obtener un aumento medible en el rendimiento del alumno.

Y así se irán adaptando poco a poco las escuelas conforme vamos avanzando.

Hoy en día, las sillas más inteligentes están diseñadas ergonómicamente para ajustarse en tamaño, proporcionar el ajuste correcto, moverse con un alumno y mejorar con el plan de estudios.

Para aprender más entra a Mobiliario