El papel de la educación en el siglo XXI


Hace poco visité varios colegios en Lindavista para inscribir a mis hijos en nivel primaria y observando el gran reto que se nos presenta tanto a los padres como a las propias instituciones, es lógico buscar colegios que se apeguen más hacia las nuevas exigencias del siglo XXI.

Vemos que nuestro mundo está cambiando, y para preparar a nuestros niños para esta nueva versión del mundo, necesitamos cambiar la forma en que los educamos.

En el siglo XXI, los educadores deben crear un plan de estudios que ayude a los estudiantes a conectarse con el mundo y comprender los problemas que enfrentarán.

Las escuelas en este siglo se convertirán en centros neurálgicos, un lugar para que los profesores y los estudiantes se conecten con quienes los rodean y su comunidad.

Los docentes en este nuevo entorno se convertirán en menos instructores y en más orquestadores de información, dando a los niños la capacidad de convertir el conocimiento en sabiduría.

Para poder educar en el siglo XXI, los profesores y administradores deben cultivar y mantener el interés del estudiante en el material al mostrar cómo se aplica este conocimiento en el mundo real.

También deben tratar de aumentar la curiosidad de sus estudiantes, lo que les ayudará a convertirse en aprendices de por vida.

A continuación, deben ser flexibles con la forma en que enseñan y dar a los alumnos los recursos para continuar aprendiendo fuera de la escuela.

Hay muchas habilidades que los niños necesitarán para tener éxito y estas son algunas de las habilidades más importantes a desarrollar:

  • Posibilidad de colaborar y trabajar en equipo
  • Habilidades de pensamiento crítico
  • Habilidades de presentación oral
  • Habilidades de comunicación escrita
  • Capacidad de usar la tecnología
  • Disposición para examinar cuestiones cívicas y globales
  • Capacidad de realizar investigaciones para aprender sobre problemas y conceptos
  • Oportunidad de aprender sobre nuevas oportunidades de carrera

En el aula ideal para este siglo, los niños están realmente entusiasmados con la idea de ir a la escuela, y hay pocos o ningún problema de disciplina porque todos están ansiosos por aprender o al menos eso he percibido a través de mis hijos quienes prácticamente son ellos quienes me traen a buscar su próximo colegio..

La idea entonces es que en este tipo de aulas, las actividades y lecciones están relacionadas con la comunidad, ya sea local o global.

Donde los estudiantes colaboren con personas de diferentes escuelas y diferentes países para aprender sobre asuntos que nos afectan a todos, así como también sobre cómo podemos resolverlos hoy y en el futuro.

Una nueva adición al plan de estudios del siglo 21 es el estudio de la educación ecológica y los problemas ambientales. A los niños se les enseña a conocer su mundo y se presentan expertos reales como científicos y políticos para responder las preguntas de los estudiantes

 

Las nuevas escuelas en el siglo XXI serán luminosas y espaciosas, y los niños tendrán espacio para proyectos grupales y tareas individuales.

Es importante que los estudiantes tengan pleno acceso a la tecnología y, si es posible, cada estudiante tendrá una computadora portátil.

Dentro de la escuela deberá contar con laboratorios y centros de aprendizaje, así como también estudios para arte, música, teatro, etc.

Si bien tomará algo de tiempo antes de que las escuelas y los docentes estén equipados para educar adecuadamente en el siglo XXI una vez que lo estén, los resultados serán dramáticos.

Los niños estarán comprometidos y ansiosos por aprender.

De hecho, seguirán aprendiendo en casa y durante las vacaciones y tendrán los recursos que necesitan para seguir aprendiendo sin importar dónde se encuentren.

Esta capacidad de fomentar el amor por el aprendizaje es realmente el papel de la educación en el siglo XXI y como padre… es el colegio que queremos encontrar para su educación.